Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto

Si bien un auto es una pieza de ingeniería probada y robusta, requiere cuidados y buenos hábitos de manejo para que no se descomponga con frecuencia y sus diversas piezas y componentes alcancen una larga duración. Por eso, es imprescindible hacer revisiones periódicas y tratar de adquirir buenos hábitos de manejo, que a la postre se reflejarán en un buen funcionamiento a lo largo de los años.

A continuación, te enlistamos nueve hábitos y revisiones que debes llevar a cabo con el fin de alcanzar este objetivo.

1. Revisa tus neumáticos al menos una vez al mes

Además de evitar una posible pinchadura, revisar con frecuencia la presión de tus neumáticos te permitirá extender su vida útil, ya que la presión inadecuada provoca un desgaste desigual. Puedes encontrar la presión ideal para tus neumáticos en una etiqueta impresa pegada en la tapa del depósito de gasolina, o en el marco de la puerta del conductor.


2. Cuida tu motor cuando esté frío

Cuando tu auto lleva un buen rato apagado, la mayor parte del aceite queda depositado en el cárter, por eso, cuando arrancas, el propulsor necesita unos segundos para que el aceite llegue a todos los rincones del motor y alcance una mayor temperatura, lo que mejora su lubricación. Por todo ello, cuando acabes de encender tu auto, espera unos 10 segundos antes de ponerlo en marcha y no aceleres en exceso, ya que esto provoca fricción entre los metales y por ende un mayor desgaste.

3. Cuando estés detenido descansa el pedal del clutch

Si tu auto es estándar y estás detenido, debes ponerlo en punto muerto y dejar de pisar el pedal del clutch, ya que esa costumbre provoca un mayor desgaste del sistema de embrague debido a que siempre habrá una ligera fricción en sus partes internas, afectando sobre todo al disco.

4. No abuses de los frenos en bajadas prolongadas

Pisar en exceso el pedal del freno puede tener tres consecuencias: aumentar el desgaste de los discos y pastillas, provocar posibles deformaciones en los discos y deteriorar el líquido de frenos. Si circulas en pendientes, utiliza la segunda o tercera velocidad, de modo que el auto no pueda desbocar y, por ende, no estés obligado a utilizar los frenos con tanta frecuencia. Como beneficio adicional, tendrás un mayor control sobre el vehículo al tomar las curvas.


5. No circules con el motor a bajas revoluciones

Si estás circulando lentamente, no pongas la tercera o cuarta velocidad, ya que estás forzando el motor a avanzar a muy bajas revoluciones, lo que puede afectar diversas piezas, como la válvula EGR (sobre todo en autos que utilizan diesel), el catalizador, el filtro de partículas y los casquillos del cigüeñal. Conducir tu vehículo a 1,700 o 1,800 rpm, (2,500 rpm si es un motor turbo) te permitirá alargar la vida de tu motor y de muchas de las piezas mencionadas anteriormente.

6. No detengas “de golpe” un motor que ha circulado muchas horas

Esta recomendación es para todo tipo de motores, muy especialmente si son turbo. Cuando salimos a carretera, estos motores tienden a subir su temperatura hasta los 500 ºC; por eso, al llegar a tu destino déjalo encendido uno o dos minutos, de modo que el aceite que queda acumulado no se carbonice. En ese tiempo, el sistema de refrigeración y la propia circulación del aceite rebajaran la temperatura del turbo, reduciendo el riesgo de avería en más de un 90%.

7. Al utilizar el sistema de aire acondicionado lo estarás protegiendo

Hay sistemas que si no son utilizados con frecuencia son más susceptibles de descomponerse. El aire acondicionado es uno de ellos, ya que al encenderlo, el sistema se lubrica automáticamente, alargando así la vida del compresor y reduciendo el riesgo de posibles fugas de gas. Si lo utilizas al menos una vez cada dos o tres meses durante 10 minutos resuelves este potencial problema.

8. Evita pasar los topes a velocidad

Debido a la fuerza que se ejerce contra el tope, pasarlo a velocidad puede afectar tus llantas, las rótulas y los puntos de sujeción de la suspensión. Cuando veas un tope, reduce la velocidad antes de que llegues a él y pásalo suavemente.

9. No mantengas tus manos sobre la palanca de velocidades

En autos estándar, evita mantener tu mano sobre la palanca de cambios ya que por muy poca presión que apliques, puedes afectar los mecanismos internos de la caja; algo que termina por desgastar y provocar holguras en sincronizadores y rodamientos, que a largo plazo se traducirá en vibraciones y que las velocidades no entren correctamente. Si no vas a cambiar de velocidad, tu mano derecha siempre debe estar sobre el volante.


Llevar a cabo estos consejos de manera habitual te permitirá alargar la vida de tu vehículo por mucho tiempo, y con ello lograrás ahorrar en costosas reparaciones.


Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto

Trastornos emocionales que perjudican el manejo a la defensiva

Consejos para manejar con seguridad bajo la lluvia

Ocho hábitos al volante que pueden estropear tu coche

Fatiga al volante… ¿qué es y cómo combatirla?

Accesorios que mejoran la seguridad en tu vehículo

Tus llantas: la importancia de su mantenimiento

¿Cómo evitar el robo de tu auto?

¿Cómo evitar el robo de tu auto? 2ª parte

Año Nuevo... ¡tu auto como nuevo!

Seguridad vial: una tarea de todos

Todo lo que debes saber sobre las señales de tránsito

Todo lo que debes saber sobre las señales de tránsito (2ª parte)

Amaxofobia: miedo excesivo al conducir

Jóvenes al volante ¿cómo darles una buena educación vial?

Importancia de la inteligencia emocional al conducir

Nivel de seguridad de tu vehículo

¿Cómo hacerle frente a la inseguridad de las calles?

Consejos de seguridad vial para motociclistas

Conducta Vial Quálitas… ¡Cumplimos cinco años cumpliendo!

Vacaciones decembrinas seguras

¿Sabes qué es la Pirámide de la Movilidad?

El casco: tu equipo de seguridad indispensable

Mejora tu seguridad cuando viajes en carretera

Cuidados y mantenimiento de tu auto durante la contingencia por COVID-19

Conoce los factores de riesgo entre hombres y mujeres

Mejora la calidad del aire en tu vehículo

Conducta vial en tiempos de COVID-19

¿Estás listo para rodar de nuevo?

Enseñanzas de la COVID-19 en materia de movilidad

Cinco reglas para volver a conducir seguros