RIESGOS A LOS QUE ESTÁN EXPUESTOS LOS MENORES DE EDAD
DEBIDO A QUE LOS EQUIPOS DE SUJECIÓN DE LOS AUTOMÓVILES (CINTURONES DE SEGURIDAD) ESTÁN FABRICADOS CON MEDIDAS ESTÁNDAR, ES IMPOSIBLE QUE UN MENOR DE EDAD, DE ENTRE CERO Y 12 AÑOS, VIAJE SEGURO EN UN AUTOMÓVIL. PARA ELLO SE REQUIERE UN SISTEMA DE RETENCIÓN INFANTIL (SRI) DISEÑADO DE ACUERDO AL PESO Y ESTATURA DEL MENOR.

Este hecho se comprueba sistemáticamente a través de las pruebas realizadas por la NCAP (Programa de Evaluación de Vehículos Nuevos para América Latina y el Caribe) y se corrobora a través de los desafortunados datos estadísticos proporcionados por CESVI (Centro de Experimentación y Seguridad Vial), los cuales revelan que cerca de 3,000 niños y adolescentes de entre cero y 19 años pierden la vida año tras año debido a accidentes vehiculares.



Todos los pasajeros y objetos viajan a la misma velocidad que el vehículo, por lo que en el momento en el que se hace un alto total, ya sea debido a un accidente o un frenado brusco, todos deberán pasar de la velocidad a la que viajaban a cero. Los cinturones de seguridad y autoasientos ayudan a mantener a los pasajeros en sus lugares y retenerlos previendo que salgan expulsados, golpeen a los demás pasajeros o se lesionen a ellos mismos.

¿Sabías que si un automóvil viaja a tan sólo 50km/h es prácticamente imposible retener a un bebé? Para lograr que los menores viajen seguros no basta con sostenerlos en los brazos, necesitan utilizar un dispositivo diseñado para proteger su cuerpo.

Los menores que van sostenidos correctamente cuando viajan en un auto tienen más probabilidades de sobrevivir a un accidente. Las estadísticas indican que tres de cada cuatro infantes sobreviven en accidentes viales mortales si usan un SRI de manera correcta.