MANEJO A LA DEFENSIVA

Es conducir de tal forma que el conductor se anticipe a las acciones equivocadas de los demás vehículos, protegiendo a los peatones y extremando precauciones cuando se conduce en condiciones adversas. En otras palabras, es conducir el vehículo sin poner en peligro vida alguna, a pesar de las condiciones reinantes y de las acciones de los demás conductores.

  • Tomar decisiones de manejo seguras y legales.

  • Crear un lugar de manejo personal, seguro y sin estrés, adentro y alrededor de tu vehículo.

  • Manejar en forma segura hacia mi destino, sin multas ni choques y sin afectar la seguridad de otros vehículos y peatones.

  • Usar el sentido común, la cortesía y la cooperación.

  • Reconocer los riesgos de las conductas y situaciones peligrosas, como manejar con exceso de velocidad, utilizando el celular o escuchando música con volumen alto.

  • Evitar accidentes y salvaguardar la vida.

  • Evitar infracciones al Reglamento de Tránsito.

  • Procurar un menor desgaste del vehículo y del combustible.

  • Desarrollar un estilo de manejo libre de estrés, tensiones y agresividad.

Un conductor defensivo:

    - Hace todo cuanto está a su alcance para evitar un choque o una infracción.

    - Reduce la velocidad cuando las condiciones del clima son malas.

    - Deja que un conductor problemático se adelante sin objetar.

Fórmula 1, captar el peligro: Significa sensibilizarse por lo que va a pasar o podría pasar de manera anticipada. Es mantenerse siempre alerta.

Fórmula 2, razonar cual es la defensa correcta: Consiste en aprender las técnicas específicas para realizar las acciones adecuadas. Utiliza siempre el “Qué pasaría si…”

Fórmula 3, actuar a tiempo: Consiste en solucionar el problema de inmediato con la mejor alternativa.