Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad
de tu vehículo

Manejar con un estilo de conducción a la defensiva es fundamental para nuestra seguridad, y a la hora de enfrentar una situación difícil y de inminente peligro, tener en buen estado los equipos de seguridad del auto es fundamental para evitar un accidente grave, o al menos aminorar su impacto.

¿Cuál es el equipo básico de seguridad y que funciones desempeñan?


  • Llantas:

    Conducir un vehículo con una sola llanta desinflada puede reducir la vida útil del neumático y aumentar el consumo de combustible. Considerando tan sólo el alto costo de la gasolina, esta es una buena razón para verificar, al menos cada 15 días, la presión del aire.

    Asimismo, las variaciones del clima afecta la presión de los neumáticos, de modo que si has recorrido un trayecto largo de una clima cálido a uno frío y viceversa, procura verificar la presión del aire tan pronto como te sea posible. La presión correcta a la que deben ser inflados los neumáticos está indicada en el vehículo, generalmente con una etiqueta pegada en el perfil de una puerta.

    Finalmente, inspecciona periódicamente tus llantas tratando de detectar cortes o anormalidades, como burbujas o desgaste excesivo. Ten en cuenta que las llantas lisas o desgastadas de forma desigual reducen dramáticamente el control del vehículo en una situación o maniobra de emergencia.

  • Equipo de iluminación:

    Tu vehículo está equipado con faros, luces traseras, luces de freno, luces de circulación diurna (cuartos), direccionales, luces intermitentes, luces de matrícula, reflectores y luces de estacionamiento. Cada vehículo debe tener dos faros - uno a cada lado de la parte frontal - y un indicador que muestra cuando las luces altas están encendidas.

    La luces del auto requieren muy poco mantenimiento, sólo necesitan estar limpias e inspeccionarse para detectar roturas o grietas en los vidrios o micas, y comprobar que los focos en su interior no estén fundidos.

    Los faros deben usarse entre la puesta y la salida del sol y en cualquier otro momento cuando la visibilidad se reduce (por ejemplo en situaciones de niebla o lluvia).

    Todos los vehículos deben estar equipados con dos luces de freno, la cuales sirven como una ayuda visual para el tráfico y le indican a los conductores que tenemos detrás que nos estamos deteniendo. Dentro de las luces informativas están también las direccionales, las cuales le indican a los otros conductores lo que planeamos hacer, como cambiar de carril o dar vuelta, así como las intermitentes que informan sobre una avería del vehículo, una parada inesperada o un problema en la carretera.

    Los vehículos también deben estar equipados con una luz blanca que ilumina la matrícula trasera; luces de estacionamiento que deben ser de color blanco y que se encienden cuando pones reversa, así como las luces traseras que sirven para hacerte visible a otros conductores durante la noche.


  • Frenos:

    Todo vehículo automotor debe tener dos sistemas de frenado: el freno estándar y un freno de estacionamiento (freno de mano). El freno de pedal en un vehículo de pasajeros debe ser capaz de detener un auto que viaja a 32 Km a una distancia de 7.6 metros. Por su parte, los camiones y vehículos pesados pueden requerir más de dos veces esta distancia (15.2 metros). Finalmente, el freno de estacionamiento deberá ser suficiente para detener y retener tu vehículo, incluso en pendientes.

    Muchos vehículos modernos incluyen el sistema de frenado conocido como ABS, el cual le permite al conductor mantener el control de la dirección durante una frenada brusca, al limitar o incluso impedir el bloqueo de las ruedas.

    El mantenimiento de los frenos es una prioridad en tu seguridad. Pide a tu mecánico que revise todo el sistema de frenos ante cualquier irregularidad en su funcionamiento.

  • Bocina o claxon:

    Tu vehículo debe tener un claxon cuya sonoridad debe poder ser escuchada a una distancia de 60 metros. Es importante que estés consciente que el claxon debe ser utilizado en una situación de emergencia, alertando a otros conductores de tu presencia o para advertirles de peligros que puedan afectarles.

  • Espejos:

    Son tres: el retrovisor dentro del habitáculo y los dos espejos laterales exteriores. El ajuste adecuado de los espejos debe permitir una vista a una distancia de por lo menos 60 metros detrás de tu vehículo.

  • Parabrisas:

    El parabrisas de tu vehículo tiene que estar hecho de vidrio esmaltado de seguridad y contar con sus limpiaparabrisas funcionando correctamente. Si el parabrisas está sucio será difícil ver el camino, ya debe permitir el paso del setenta por ciento de la luz.

  • Tapa de combustible:

    Es fundamental para tu seguridad ya que evita la evaporación del combustible, que éste se riegue o bien que se contamine con tierra o polvo el tanque de gasolina.