¿Tu auto puede contaminar menos?

Desafortunadamente la contaminación que provocan los vehículos a gasolina es inevitable, tan es así que las emisiones, sumadas a ciertas condiciones atmosféricas y climatológicas, pueden provocar que la calidad del aire se deteriore a tal grado que las autoridades anuncien contingencia ambiental.

Este problema no es privativo de la Ciudad de México y puede ocurrir en cualquier ciudad del país, por lo mismo es necesario sumar esfuerzos para evitarlo.

Aunado a las verificaciones de lo vehículos, los expertos han identificado diversos factores que pueden impactar positivamente en la disminución de las emisiones de tu auto, mismas que enlistamos a continuación:


  1. Estilo de Conducción: Evita los arrancones acelerando poco a poco utilizando la velocidad más adecuada para las condiciones del camino. Si tu vehículo tiene control de crucero, úsalo en los trayectos largos y evita tanto como puedas las rutas que te obliguen a hacer paradas frecuentes.

  2. Fugas de energía: El equipo de sonido, las luces interiores y exteriores, el claxon, pero sobre todo el aire acondicionado de tu auto utilizan energía. Trata de usarlos de manera moderada.

  1. Tamaño y carrocería: Adquiere un auto acorde a tus necesidades. Si la mayoría de las veces circulas solo o con un pasajero ¿qué caso tiene manejar un vehículo grande y pesado? Recuerda que los autos chicos usan motores más pequeños y requieren menos gasolina.

  2. Cambio de aceite: El aceite lubrica y limpia el motor, lo que evita que se acumulen sedimentos en él y le resten eficiencia, por lo mismo y para alargar la vida de tu auto es necesario hacer el cambio de aceite con base en el programa de mantenimiento estipulado por el fabricante.

  3. Resistencia al viento: El portaequipaje y los soportes para bicicletas oponen resistencia al viento, lo que provoca que el motor consuma más combustible, por lo mismo desmóntalos cuando no los estés usando. Del mismo modo cuando bajas las ventanillas se experimenta una mayor resistencia al viento, lo que ocasiona un mayor consumo de combustible.

  1. Neumáticos: Aminorar la resistencia y fricción con el camino permite un mayor ahorro de combustible, por eso es importante utilizar las llantas recomendadas por el fabricante e inflarlas a la presión correcta.

  2. Edad del automóvil: Si tienes un auto con más de 10 años de uso continuo es probable que sea ineficiente, lento, queme aceite y consuma mucha gasolina. A veces es mejor sustituir un auto que te da problemas constantemente y te provoca gastos recurrentes.

  1. Opta por transportes alternos: Para distancias cortas es mucho más práctico y ecológico utilizar una bicicleta en vez del auto, además el ejercicio que indirectamente estás haciendo es bueno para tu salud. Otra alternativa es el uso de trasporte público, sobre todo si vas a circular en el centro de tu ciudad o en zonas conflictivas donde el tráfico aumenta y es prácticamente indispensable gastar en estacionamientos.

Todos podemos contribuir a mejorar la calidad del aire que respiramos. Además de la verificación de tu auto, trata de tener en cuenta estas sencillas acciones.