Tus llantas: la importancia de su mantenimiento

Como conductor responsable, debes mantener en buen estado las condiciones de tu auto, fijándote de manera prioritaria en aquellas piezas cuyo desgaste continuo requiere de verificaciones constantes, sobre todo porque un auto en estado óptimo puede reaccionar de mejor manera ante situaciones de emergencia.

En el artículo de interés de este mes hablaremos sobre las llantas de tu vehículo, de modo que, al tenerlas en las mejores condiciones, su rendimiento sea mayor y puedas alargar su tiempo de vida útil.

¿Cómo verificar el estado físico de las llantas?

Primero que nada, revisa que tus llantas estén en buen estado, sin grietas, golpes o deformidades, y que el dibujo no esté liso. En caso de que presenten alguno de estos problemas, es tiempo de cambiarlas. Un asesor en neumáticos puede hacer una inspección minuciosa y darte un diagnóstico sobre su estado físico y tiempo estimado de vida.

Algo que muchas personas pierden de vista es el hecho de que, a partir de la fecha en que se producen, los neumáticos tienen una vida útil de 4 a 5 años. Por lo mismo, considera que adquirir por alguna emergencia una llanta usada, no te garantiza traer la mejor pieza en tu auto.


Alineación y balanceo

Otra verificación que es oportuna llevar a cabo en un taller especializado es el balance de las llantas y su alineación. La alineación consiste en ajustar las llantas del vehículo para que miren hacia el frente, de modo que queden paralelas entre sí y perpendiculares con respecto al camino. Es recomendable hacer este servicio cada 10 mil kilómetros, o de lo contrario, con el uso, el volante tenderá a irse poco a poco de lado y nunca regresará a la posición original una vez girado, provocando un desgaste irregular en las llantas.

Por su parte, el balanceo consiste en ajustar los pesos de la llanta y su rin para mantener el equilibrio correcto entre ambos. Una llanta mal balanceada tiende a rebotar al momento de circular a altas velocidades, lo que provoca un desgaste acelerado y falta de control del vehículo.


Inflado correcto de las llantas

Diferentes estudios realizados por fabricantes de llantas concluyeron que la mayoría de las personas conduce con la presión incorrecta, en especial con una presión baja, lo cual conlleva diversos problemas, como el incremento en la resistencia al rodamiento debido al aumento de la superficie de la llanta sobre la vía, lo cual se traduce en un consumo extra de combustible de entre 5 y 15 %.

Adicionalmente, conducir con la presión baja provoca:
  • Mayor desgaste de la llanta de forma irregular y rápida.
  • Mayor esfuerzo del motor.
  • Mayor riesgo de derrapes en charcos, debido al mayor contacto con la superficie mojada sobre el pavimento.

Problemas con las llantas muy infladas

  • Disminuye la cantidad de superficie de la llantas sobre la vía, lo que se traduce en una disminución del agarre.
  • Mayor probabilidad de pinchadura.
  • Menor tracción.
  • Desgaste irregular.
  • Daño de la suspensión a largo plazo.

¿Cuál es la presión ideal para tus llantas?

Generalmente, en la puerta del conductor, en el marco de la puerta o en la tapa de combustible hay una etiqueta que informa las presiones correctas para las llantas delanteras y traseras, dependiendo de la carga o el tipo de terreno. Además, encontrarás las dimensiones de las llantas recomendadas para tu vehículo.

Normalmente, las medidas de presión están expresadas en PSI (libra por pulgada cuadrada). Puedes aprovechar las visitas a la gasolinera para verificar la presión de tus llantas, ya que con el pasar de los días, las llantas se van desinflando, o bien, puedes adquirir a un precio módico un manómetro y medirlas antes de salir de casa. Lo ideal es medir la presión con las llantas en frío o con menos de una hora de rodar, ya que el calor que producen los neumáticos con el pavimento genera un aumento en la presión y la calibración será imprecisa.

Como puedes ver, mantener en excelente estado las llantas de tu vehículo te permitirá conducir con más seguridad y, a la vez, alargar su vida útil.


Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto

Trastornos emocionales que perjudican el manejo a la defensiva

Consejos para manejar con seguridad bajo la lluvia

Ocho hábitos al volante que pueden estropear tu coche

Fatiga al volante… ¿qué es y cómo combatirla?

Accesorios que mejoran la seguridad en tu vehículo

Tus llantas: la importancia de su mantenimiento