Trastornos emocionales que perjudican el manejo a la defensiva

El manejo a la defensiva consiste en una serie de procedimientos y técnicas que el conductor debe seguir para manejar de forma segura, cuyo propósito es evitar colisiones, atropellos, vuelcos y toda clase de accidentes viales.

Estos procedimientos y técnicas toman en consideración la falta de habilidad y conocimientos de los otros conductores e incluso las distracciones de los peatones, así como los estados emocionales por los que pueden pasar otros conductores, de los cuales debemos de cuidarnos y, desde luego, mantenernos atentos para nunca modificar nuestra conducta al conducir, inclusive bajo condiciones de estrés.

Conductas que afectan la capacidad de conducir

Las conductas que afectan negativamente la conducción son provocadas por estados mentales o emocionales capaces de modificar el estilo de manejo seguro, exponiéndonos, por ende, a sufrir un accidente. Entre éstos, los más frecuentes son el exhibicionismo, la temeridad, la negligencia, la cólera, la ligereza, las distracciones, la susceptibilidad, la vanidad y la agresividad. Veamos en qué consiste cada uno de ellos.



1. El exhibicionismo

Los conductores exhibicionistas son aquellos que tratan de demostrar sus grandes dotes en la conducción de un vehículo, a través de las cuales quieren llamar la atención de otras personas. Por ejemplo, conducir con una sola mano, manejar a altas velocidades, hacer ruido con el claxon o el estéreo, etcétera.

2. La temeridad

Ser temerario se traduce en ser audaz, atrevido, arriesgado e imprudente. Es común observar este tipo de conductas en conductores jóvenes, pero sin importar la edad, esta actitud se acentúa por efecto del alcohol. Antes que conducir de esta forma, recuerda que “vale más perder un minuto en la vida, que la vida en un minuto”.


3. La negligencia

La negligencia se presenta en los conductores descuidados y perezosos, quienes no revisan sus vehículos, no se concentran en la conducción y guían con descuido, olvidándose de las normas y reglamentos establecidos.

4. La cólera

Un conductor colérico se torna agresivo y muy peligroso. Su prisa y enojo provocan que no acate las disposiciones de la ley y reglamentos, además de faltar al respeto a la vida y el derecho ajeno. La cólera puede tener muchos orígenes, pero sin importar de dónde provenga, siempre causa problemas graves.

5. Las distracciones

Algunas veces se trata del celular o de una canción, y otras, un simple pensamiento nos puede alejar de nuestra concentración por fracciones de segundo, tiempo suficiente para provocar un accidente. Para mantener siempre la atención en el camino te sugerimos:


  • Cuando el vehículo esté en movimiento, mantén los ojos también en movimiento. En la ciudad debes mirar cuando menos 100 metros adelante, en carretera debes tratar de abarcar 300 metros hacia adelante.

  • Es necesario tener una buena visión de la parte trasera del vehículo y a sus lados; para ello, debes utilizar el espejo retrovisor interior y los laterales.

  • Distracciones más comunes:
    • Escuchar la radio o maniobrar el estéreo.
    • Fumar o buscar el encendedor.
    • Conversar y mirar directamente al interlocutor.
    • Contemplar el paisaje.
    • Pensar en algo distinto a la conducción.
    • Textear y usar el celular.
    • Comer o beber.
    • Maquillarse, etcétera.

6. La ligereza

El conductor ligero se caracteriza porque no distingue las variantes que pueden haberse producido en la carretera entre un momento y otro, es decir que no se adapta al medio y conduce automáticamente, a veces porque conduce todos los días la misma ruta y generalmente tiene excesiva confianza en sí mismo y en su vehículo.

7. La vanidad

Esta actitud se distingue por el desprecio por los demás conductores, observando y calificando la manera de conducir de los demás. Un conductor vanidoso no admite que algún otro auto lo adelante y se irrita si alguien, ya sea dentro de su vehículo o fuera de éste, lo corrige.

8. La susceptibilidad

Similar al anterior, el conductor susceptible es delicado e irritable y si llega a molestarse por cualquier causa, se torna agresivo.

9. La agresividad

Este estado mental es el más peligroso. Un conductor agresivo es aquel que rebasa por la derecha, hace sonar el claxon ante la menor provocación, hace señales obscenas, grita e insulta a los demás.

Es muy importante que, durante tu conducción, detectes estos tipos de conductores y los dejes pasar. Asimismo, evita a toda costa caer en cualquiera de estos estados mentales, ya que son los que en mayor medida provocan accidentes.


Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto

Trastornos emocionales que perjudican el manejo a la defensiva

Consejos para manejar con seguridad bajo la lluvia