Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Durante las épocas decembrinas, es común que muchos adolescentes comiencen a manejar y tramiten por primera vez su permiso o licencia de manejo. Sin embargo, existe la idea errónea de que este documento es el último tramo de su educación vial, cuando en realidad se trata del inicio de un aprendizaje que es pertinente promover de padres a hijos, de modo que los jóvenes puedan mejorar día con día sus hábitos de manejo, así como aspectos fundamentales de seguridad.

Las estadísticas actuales indican que los conductores adolescentes tienden a tener accidentes porque asumen riesgos innecesarios, originados generalmente por su falta de pericia tras el volante; por lo mismo, enseñar a los hijos sobre temas de seguridad vial es de suma importancia.

A continuación te presentamos los 10 puntos más importantes que deben aprender los adolecentes, y en la medida de lo posible, ser reforzados constantemente por sus padres o tutores.

  1. El teléfono celular debe estar fuera de su alcance
    Usar un teléfono celular mientras se conduce es tan o más peligroso que conducir en estado de ebriedad. Afortunadamente, la mayoría de los Estados del país han desarrollado reglamentos que castigan con multas muy severas el uso del teléfono, ya sea para hablar con él ocupando alguna de las manos, o peor aún, texteando.

    Lo mejor en estos casos es enséñar al joven los riesgos que conlleva este distractor, y la manera adecuada de utilizarlo: orillándose en un lugar seguro, y una vez deteniendo por completo el auto, utilizar el teléfono poniendo sus luces de flash.

  2. Familiariza al adolescente con los sistemas del automóvil
    Enséñale a tu hijo cada aspecto del vehículo y asegúrate de que realmente conozca el automóvil que está conduciendo. Asimismo, familiarízalo con el tablero de instrumentos y la lectura de todos los testigos para que sepa cómo actuar cuando algo esté funcionando mal.

    Finalmente, a manera de check list, enséñale la secuencia de acciones que debe llevar a cabo antes de poner en marcha el auto, como:

    • Verificar el exterior del auto, si tiene cerca otros vehículos a los que pueda golpear; si tiene alguna llanta visiblemente baja, etc.
    • Entrar al auto
    • Revisar el ajuste de su asiento y espejos
    • Sujetarse con el cinturón de seguridad
    • Colocar su teléfono fuera de su alcance (puede utilizarlo si está equipado con Bluetooth y manos libres)
    • Colocar la llave e inspeccionar el tablero para cerciorarse de que tiene suficiente gasolina y aceite
    • Finalmente, encender el auto

  3. Leyes y reglamentos
    Es muy importante que el joven comprenda, aprenda y aplique el reglamento de tránsito, no sólo por su seguridad, sino también por la de sus pasajeros y la de todos los demás conductores, ciclistas y peatones. Te sugerimos que revisen juntos, frecuentemente, los diversos conceptos del reglamento y regalarle una versión impresa para que la guarde en la guantera del auto.

  1. Uso de faros y luces
    Enséñale a tu hijo qué faros se utilizan durante la noche e incluso durante al día, así como el propósito de las distintas luces con las que está equipado el vehículo.
  2. Distracciones y cómo minimizarlas
    Aunque los teléfonos celulares son definitivamente el principal distractor, existen otros, como el uso continuo del estéreo, el volumen con el que escucha la música, pretender comer o beber mientras conduce, la interacción con otros pasajeros que lo acompañen e inclusive arreglarse o maquillarse dentro del vehículo.

    Recuerda que entre más distracciones haya al mismo tiempo, mayor será el riesgo de que el adolescente participe en un accidente.


  1. Estacionamiento
    Éste suele ser uno de los aspectos más difíciles para los conductores adolescentes; por eso, cuanto más rápido los ayudes a aprender y llevar a cabo las técnicas adecuadas para estacionarse, más seguros se sentirán conduciendo. Lo mejor es comenzar en un estacionamiento vacío para garantizar que tengan suficiente espacio para practicar.

  2. Manejo a la defensiva
    Conducir a la defensiva significa que tu hijo adolescente sabe cómo observar el camino para actuar con certeza y precaución ante un evento que lo ponga en alerta, ya que está consciente de todo lo que está sucediendo adelante, a los lados de la carretera y detrás de su automóvil. Sabrá también poner la adecuada distancia de seguridad que debe mantener, y ampliarla en la medida en que la velocidad sea mayor, sin rebasar nunca los límites impuestos en los reglamentos.

    Además, asegúrate de que tu hijo pueda conducir bajo todas las condiciones climatológicas, tanto durante el día o la noche, con sol, con lluvia, etc.

  3. El derecho de paso
    Hay situaciones en las que es difícil determinar quién tiene el derecho de paso. Cuando esto sucede, es mejor dejar que otros vayan primero. Perder unos segundos no importa, ya que tu hijo adolescente permanecerá a salvo. Además, asegúrate de que sepa que habrá ocasiones en las que otros conductores intentarán doblegar o romper completamente las normas de tránsito. Frente a estas situaciones es mejor dejar que esos conductores hagan lo que tengan en mente y no involucrarse en ello.

  1. El límite de velocidad
    Es tu trabajo como padre o tutor asegurarte de que el joven entienda que conducir por debajo del límite de velocidad trae como beneficio no estar involucrado en accidentes de consecuencias fatales.

  2. Haz un contrato:
    Te sugerimos redactar un contrato entre tú y tu hijo adolecente, de modo que establezcas algunas pautas y reglas básicas de su conducta y desempeño tras el volante.


El contrato debe establecer también las reglas generales para conducir, puntos fundamentales de seguridad que debe respetar y otras que incluyan el cuidado y mantenimiento del auto.

Puede parecer un asunto sin importancia, pero es una manera de reforzar las responsabilidades que está asumiendo como conductor y las consecuencias que saltarse estas reglas le puede traer a su futuro como conductor.


Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto