¿Cómo conducir durante un sismo?

Los sismos no se pueden predecir, ocurren sin previo aviso y sus efectos se hacen sentir en el lugar donde estemos, ya sea en nuestro hogar, en el trabajo o incluso en el interior de un vehículo.

Mucho se ha escrito acerca de cómo actuar durante un sismo cuando estamos en una casa o edificio, pero no así cuando conducimos un auto, por eso, en esta ocasión y derivado de los terremotos registrados en nuestro país el paso mes de septiembre, dedicaremos este espacio para darte algunos consejos para enfrentar un fenómeno de esta naturaleza dentro de tu vehículo.

Es importante aclarar que es difícil darse cuenta del movimiento de la tierra a bordo de un auto. A veces se presenta como si el coche tuviera un problema en el motor o un neumático desinflado, debido a las oscilaciones horizontales y verticales en su estructura, pero si llegas a percibir esta situación, debes observar alrededor para ver la reacción de las personas en la calle. Una vez que detectes que es un sismo, toma en cuenta lo siguiente:

  • Detente: reduce la velocidad, enciende tus luces intermitentes y busca rápidamente un lugar a un costado de la calle para detenerte. Es probable que haya más vehículos a tu alrededor y algunos conductores pudieran entrar en pánico, por lo que es necesario que te enfoques en la seguridad al manejar. Procura no estacionarte debajo de puentes, pasos elevados, líneas eléctricas, árboles, edificios altos, laderas o cualquier objeto que pueda caer sobre el auto.


  • Una vez detenido: apaga el motor y pon el freno de mano, pero no abandones el vehículo hasta que se termine el sismo, ya que tu auto te puede proteger ante los materiales que estén cayendo en el exterior. Colócate en una posición segura. Revisa que no tengas heridas y enciende la radio para escuchar las noticias.

  • Una vez que haya terminadoo el sismo: sal de tu vehículo y evalúa los daños para asegurarte que puedas seguir conduciendo.

  • Si puedes seguir conduciendo: enciende de nuevo el auto y transita a baja velocidad con las luces encendidas, ya que pueden ocurrir réplicas o dañarse semáforos y otras señales. No conduzcas a través de inundaciones, cableado eléctrico o grietas en la carretera porque puedes quedar atrapado.

  • Puentes y pasos elevados: evita transitar en ellos ya que pueden haber tenido daños que no son visibles.

  • Postes o cables de luz: si caen sobre tu vehículo cables o alguna instalación de luz, es recomendable que permanezcas en el interior hasta que se corte el suministro de electricidad. De este modo reduces la posibilidad de electrocutarte. Si eres peatón y llegaras a ver este problema en un vehículo, no lo toques hasta que te cerciores de que el suministro de electricidad ha sido apagado.

  • Dentro de un túnel: si estás a punto de ingresar a un túnel, detente y pon tus luces intermitentes; si transitas en medio de éste, enciende las luces, detén tu vehículo a un costado y camina hasta la salida. Si estás próximo de salir, no te detengas hasta abandonar el túnel y estaciónate afuera, tomando en cuenta a los otros vehículos y peatones.

  • Si estás manejando en la costa: aléjate de la orilla del mar hasta tener la seguridad de que no hay riesgo de tsunami.

  • Si puedes reemprender la marcha: maneja con sumo cuidado y pon atención a hoyos, grietas, cortes de camino y elementos que puedan pinchar tus neumáticos. Asimismo, conduce con las luces encendidas, a una menor velocidad y enciende la radio para tener información de algún desvío o problemas en el camino.


  • Mochila para emergencias: si no puedes seguir tu camino por derrumbes o cierre de calles, puedes permanecer en tu vehículo hasta que se normalice la situación, o bien dejarlo estacionado para llegar hasta tu destino a pie o por otros medios. Para estos casos te recomendamos llevar siempre en tu auto una mochila de emergencias, en la que puedes llevar una linterna con pilas, botellas de agua, alimento o barras energéticas, zapatos bajos o tenis, una manta o cobertor, un botiquín de primeros auxilios, radio de pilas, guantes, cerillos, una navaja, tus medicamentos personales y un silbato.

Por último, en caso de que observes daños en tu vehículo, si cuentas con un seguro, llama inmediatamente para reportar el siniestro y sigue sus instrucciones.



Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto

Trastornos emocionales que perjudican el manejo a la defensiva

Consejos para manejar con seguridad bajo la lluvia