¿Qué tipo de conductor eres?

A veces son circunstancias como la prisa, el tráfico o simplemente nuestro estado de ánimo las que inciden en la conducta que manifestamos detrás del volante; sin embargo casi siempre prevalece un tipo de personalidad que define nuestro estilo de manejo.

Algunas de estas personalidades son más propicias a extremar cuidados al conducir y otras son abiertamente más riesgosas; por lo mismo, identificar tu personalidad y estilo de manejo te permitirá darte cuenta de tus fallas y aciertos, y corregir aquellos aspectos en los que pones en riesgo tu seguridad, la de tus seres queridos y la de los demás.


Personalidad del conductor:


Estudios como el elaborado por Goodyear junto con la London School of Economics (LSE) han logrando definir siete tipos de personalidades tras el volante:

  1. Profesor: Es el conductor que necesita asegurarse de que los demás saben en qué se han equivocado y espera que se reconozcan sus esfuerzos por enseñar a los demás.

  2. Sabelotodo: Es el clásico conductor que piensa que está rodeado por “perfectos incompetentes” y se contenta con gritar insultos y órdenes a los demás conductores.

  3. El Competitivo: Es aquel que necesita ir por delante de todos y se enfada si alguien se interpone en su camino.

  1. El justiciero: Disfruta castigando o burlándose de los demás conductores cuando cree que han hecho algo mal.

  2. El filósofo: Acepta las faltas de los demás de buen grado e intenta darles una explicación racional.

  3. El evasivo: Trata a los conductores que cometen infracciones de forma impersonal y los considera simplemente un peligro.

  4. El fugitivo: Es el conductor que vive en su propio mundo sin prestar mucha atención a lo que sucede fuera. Los fugitivos se aíslan escuchando música, hablando por teléfono, o bien se entretienen con las relaciones sociales que han escogido para no tener que relacionarse con los demás conductores.


Estilos de manejo:


Aunada a la personalidad del conductor, expertos han logrado, a través de la observación empírica, clasificar los estilos de manejo en las siguientes categorías:


  1. Conductor agresivo: Suele agredir a los demás conductores, aventarles el auto e incluso insultarlos haciendo uso excesivo del claxon. Evidentemente este tipo de conductor se expone más que ningún otro a provocar o sufrir un accidente.

  2. Conductor en extremo precavido: Si bien la precaución es necesaria, este tipo de conductor la lleva a límites extremos al conducir a una velocidad demasiado lenta, previniendo cualquier dificultad en el camino. El problema es que conducir a una velocidad incoherente con los límites de velocidad suele irritar a otros conductores y no faltará el que le grite insultos e incluso se le cierre.

  3. Conductor amable: Desafortunadamente son los que más escasean, ya que son los que ceden el paso a los peatones y no les importa tardar unos segundos más con tal de mostrar amabilidad frente a los demás. Ser amables al conducir no nos quita nada y nos puede hacer sentir mejores personas.

  1. Conductor piloto de carreras: Confunden las calles con pistas de carreras, lo que los coloca como los causantes de la mayor cantidad de accidentes viales. Hay que tener cuidado con ellos ya que en alguna de sus “destacadas maniobras” pueden generar un accidente de consecuencias fatales.

  2. Conductor despistado: Es aquel que se distrae con cualquier cosa. Se le olvida incluso hacia dónde se dirigía, se pasa las desviaciones, no pone atención en los semáforos, no sabe el nombre de las calles, no prende sus luces cuando es de noche. Si somos de este tipo de conductor más nos vale poner atención a lo que hacemos antes de que pueda ocurrir un accidente de consideración.

  1. Conductor irresponsable: Son aquellos que ponen en riesgo la vida de los ocupantes del auto y de los demás conductores. Ejemplo de estas actitudes es no traer puesto el cinturón de seguridad, no respetar las reglas viales, viajar con niños en el asiento delantero, conducir alcoholizado, entre muchas otras más.

¿Qué tan riesgoso es tu estilo de manejo?


Muy probablemente te has identificado con alguna de las personalidades y estilos de manejo descritos, pero de nada serviría esta información si no tomamos conciencia y tratamos de corregir diversas actitudes y prácticas que llevamos a cabo tras el volante.

Para ello, te sugerimos realizar el “Test del Buen Conductor” y comprobar, a través de este examen, qué tan riesgoso es tu propio estilo de manejo.

Accede a él a través de este enlace:



Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto