v
¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

Se acerca el final de la primavera y, junto con él, llega a muchos puntos del país la temporada de lluvias; un factor ambiental que debemos tomar en cuenta al memento de conducir ya que, aunque se trate de una llovizna leve o de un auténtico aguacero, la lluvia implica para muchos conductores incomodidad y riesgo por los problemas de visibilidad y agarre de las llantas al asfalto.


Visibilidad bajo la lluvia


En condiciones de lluvia debemos estar seguros de que tanto el parabrisas como las gomas del limpiaparabrisas estén en perfecto estado de limpieza y mantenimiento, ya que la suciedad junto con el agua acumulada produce una pasta de lodo que acentuará los problemas de visibilidad.

Además del agua que cae en el parabrisas y medallón trasero, las condiciones de un ambiente nublado reducen la luz natural, disminuyendo considerablemente la visibilidad y el campo de visión al horizonte; por ello, es necesario prender las luces, porque tan importante es ver, como ser vistos.

Antes de que tengas que enfrentarte a un chubasco a mitad de camino, te recomendamos hacer una revisión al estado de tus limpiaparabrisas, sistema de luces y frenos.


Agarre y estabilidad


Incluso teniendo las llantas en perfecto estado, la lluvia reduce el agarre de los neumáticos y puede llegar a comprometer la estabilidad del coche si no circulamos con precaución. Hay que recordar que las llantas tienen una determinada capacidad para evacuar el agua a través del dibujo, pero cuando éste se ve sobrepasado por los encharcamientos, es posible derrapar y perder el control del coche.

La clave para mantenernos seguros en el camino es la precaución. Cuando empieza a llover hay que tener especial cuidado con la velocidad y el tipo de conducción que mantengamos, pues el agua se mezcla con el polvo y otros residuos de la carretera y se forma una especie de barro que puede ser muy resbaladizo. Por lo mismo, hay que moderar la velocidad y no realizar movimientos bruscos, ya sea con el volante, frenos o acelerador.


Asimismo, los problemas de agarre nos obligan a aumentar la distancia de seguridad (distancia entre nuestro auto y el que va adelante), ya que con el agua es común que requiramos más distancia para frenar correctamente, evitando derrapes.

Hay que tener especial cuidado en los desniveles, ya que el agua encharcada puede comprometer el agarre del auto, y hundirnos más de la cuenta puede dejarnos varados en el camino.

Por todo lo anterior, es imperativo mantener los neumáticos en perfecto estado y cerciorarnos de que el sistema de frenos esté en óptimas condiciones, ya que esto nos permitirá asegurar el mayor agarre y estabilidad de nuestro auto.


10 consejos básicos para manejar bajo la lluvia:


  • Mantén en perfectas condiciones los limpiaparabrisas.

  • Mantén limpio el parabrisas, por dentro y por fuera. Si se llegara a formar vaho, elimínalo con el sistema de calefacción o aire acondicionado.

  • Maximiza la visibilidad utilizando las luces del auto.

  • Mantén los neumáticos en perfecto estado y verifica que estén inflados con la presión de aire adecuada.

  • Si necesitas hacer un viaje largo, lo mejor es hacer una revisión completa de tu auto.

  • Extrema precauciones: viaja más despacio, deja más espacio en la zona de seguridad, haz movimientos menos bruscos, no frenes demasiado fuerte, evita los charcos y aguas en movimiento.

  • Trata de circular en la parte más alta de la calzada, ya que por gravedad, el agua se desliza hacia la parte baja formando encharcamientos.

  • Después de pasar por un charco, seca o calienta los frenos pisando suavemente el pedal de freno.

  • Sigue la huella del coche que circula delante de ti, ya que las ruedas secan la calzada y, por lo mismo, la marca que haya dejado el coche que te precede estará más seca que el resto de la carretera.

  • Manejar bajo la lluvia implica mayor concentración, evita conducir cuando te encuentres cansado.