Tomar y manejar… un enorme peligro

Desafortunadamente millones de personas alrededor del mundo beben y manejan su auto preguntándose una y otra vez: “¿Cuál es el peligro si siempre he llegado sano y salvo a mi casa y nadie ha salido herido?”... Sí , pero ¿hasta cuándo?

Porque el hecho de que hasta ahora hayan logrado llegar ilesos, no significa que estén tomando la decisiones correctas.

Cifras en México


De acuerdo con estudios de Roy Rojas, asesor de la Organización Panamericana de la Salud, México ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en muertes por accidentes de tránsito.

De acuerdo a su investigación, los días jueves, viernes y sábado por la noche, se movilizan alrededor de 200 mil conductores bajo la influencia del alcohol, motivo por el cual mueren al año aproximadamente 24 mil personas en accidentes automovilísticos, lo que se traduce en más de 55 personas cada día.

Por esta razón los programas públicos preventivos para conducir sin alcohol se vuelven tan necesarios, ya que han logrado reducir hasta en un 30% la probabilidad de que alguna persona fallezca en un accidente de tránsito de esta naturaleza.

Efectos del alcohol durante la conducción


La alcoholemia es el grado de alcohol que se tiene en la sangre y se mide en gramos de alcohol por litro de sangre. Cuando el alcohol es absorbido por el cuerpo y llega a la sangre, impregna todo el organismo incluido el cerebro, y el conductor empieza a tener problemas.

Son muchos los efectos que produce el alcohol en la conducción, entre las que se destacan:

  • Repercusiones en el comportamiento: El conductor suele tener una falsa seguridad en sí mismo e incluso en ocasiones un sentimiento subjetivo de creer que tiene una mejor capacidad para conducir, aumentando la tolerancia al riesgo. También disminuye el sentido de la responsabilidad y la prudencia.

  • Incremento de violaciones al reglamento de tránsito: Las infracciones a las normas de circulación se producen por un doble motivo, por una parte porque el alcohol hace que se capten mucho peor todas las señales viales, y por otro porque el conductor se vuelve más imprudente.

  • Alteración en el tiempo de reacción: A partir de 0,5-0,8 gramos por mil,, el alcohol produce una importante disminución en el tiempo de respuesta frente a las estimulaciones sensoriales, afectando también los reflejos y el tiempo de reacción ante un obstáculo.

  • Deterioro y alteraciones de las función visual y sensorial: El alcohol deteriora sobre todo el sentido de la visión y los procesos sensoriales y perceptivos relacionados con ella.

  • Alteraciones en la atención: La atención general del conductor queda muy deteriorada, dando lugar a una especial proclividad para los accidentes en las intersecciones, zonas en las que hay mucha concentración de señales, incorporaciones, etc.

  • Trastornos y alteraciones psicomotrices: Puede aparecer descoordinación motora, problemas de las órdenes sensoriales, disminución notable de la recuperación y del rendimiento muscular de todo el organismo y trastornos del equilibrio.

  • Cambios en el nivel de activación-alerta: Como depresor, el alcohol hace que la fatiga muscular y sensorial sea mayor de lo normal, por lo que da lugar a una disminución de la alerta y la vigilia. El cansancio suele aparecer con bastante rapidez, así como los estados de somnolencia y las pequeñas pérdidas de conciencia en los estímulos de la carretera y del vehículo.

En suma, el consumo de alcohol afecta la capacidad de juicio, la percepción de la distancia entre objetos, así como las habilidades motoras necesarias para conducir con seguridad.

¡No pongas en riesgo tu vida, la de tus seres queridos y la de los demás…
si bebes no manejes!




Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto

Trastornos emocionales que perjudican el manejo a la defensiva

Consejos para manejar con seguridad bajo la lluvia