Ocho hábitos al volante que pueden estropear tu coche

Las averías causadas por los malos hábitos de conducción pueden llegar a costar miles de pesos. La mayoría de estos hábitos son fáciles de detectar y corregir, y hacerlo te permitirá ahorrar muchos recursos en reparaciones.

Al principio, la forma de conducir de la mayoría de nosotros se ajusta a los procedimientos que nuestros instructores nos dictaron, pero al pasar el tiempo, vamos adquiriendo manías que acostumbramos realizar en el coche. Muchas de éstas se traducen en malos hábitos que pueden llegar a causar importantes averías al vehículo, por lo que es importante saber cuáles son aquellas que pueden acarrearnos un mayor gasto.

Si no quieres visitar el taller más veces de las estrictamente necesarias, deshazte de estos malos hábitos de conducción y no pongas en riesgo el buen funcionamiento de tu vehículo, ya que además, tener buenos hábitos al volante se traduce en más seguridad para ti y los tuyos.

A continuación te presentamos una recopilación de los ocho malos hábitos con los que debes tener más cuidado:

1. Mover el volante con el coche detenido:

Esta acción se repite muy a menudo cuando, por ejemplo, quieres salir de tu estacionamiento y mueves la dirección por completo antes de iniciar la marcha. Los expertos indican que este error afecta la suspensión del vehículo y las ruedas. Lo ideal en este caso es, de ser posible, girar el volante al mismo tiempo en que lentamente el auto comienza a moverse.

2. Abusar del uso del clutch:

El clutch debe usarse sólo para hacer los cambios de velocidad; sin embargo, algunos conductores suelen pisarlo en más ocasiones, la más común es mientras esperan la luz verde del semáforo con la velocidad puesta. Esta manía desgasta el disco del clutch, reduciendo sensiblemente su vida útil.

3. Utilizar la palanca de velocidades como reposa manos:

Éste es uno de los vicios más imperceptibles y a la vez más extendidos entre quienes conducimos, el cual puede acarrear diversos desajustes en los mecanismos internos de la palanca o el desgaste de algunos elementos de la transmisión. Lo mejor y más seguro es que mientras no cambies de velocidad, tus manos siempre estén en el volante.


4. Circular con mucha frecuencia con la reserva de gasolina:

Aunque el precio del combustible esté por las nubes, recargar gasolina hasta acabarte la reserva no es bueno para tu auto, y no sólo porque corres el riesgo de que te deje tirado, sino porque se incrementan las posibilidades de que entren impurezas acumuladas en el fondo del tanque, que pueden afectar los sistemas de inyección del motor y el filtro de gasolina.

5. Conducir de manera agresiva o demasiado lento:

Conducir de manera agresiva, haciendo maniobras bruscas y acelerones innecesarios, además de ser peligroso, puede ocasionar severos daños a tu motor, los frenos e, incluso, a la caja de velocidades. Sin embargo, conducir demasiado despacio y a bajas revoluciones también puede perjudicar tu auto, dañando la transmisión o el cigüeñal. Lo mejor es conducir siempre por debajo del límite de velocidad, pero no demasiado despacio.


6. Utilizar de manera excesiva los frenos:

Para reducir la velocidad no siempre es necesario pisar los frenos. En ocasiones, con sólo reducir la marcha puedes detener o bajar la velocidad de tu vehículo. De esta manera, tus frenos no se someterán a un desgaste innecesario.

7. Estacionarte sobre la banqueta o muy pegado al borde:

Esta práctica puede causar daños en los neumáticos como cortes o roturas de las cuerdas laterales que te obligarán a sustituirlos, además de perjudicar la alineación, la dirección y los amortiguadores.


8. Alargar el tiempo del mantenimiento:

Tu auto es una pieza de ingeniería que requiere ser revisada y reparada cuando es requerido, no cuando a ti te conviene hacerlo; por lo mismo, es muy importante no restar su mantenimiento, ya que de esto dependerá alargar su vida útil.


Artículos Anteriores


Nuevo Reglamento de Tránsito CDMX

El sentido de la vista y la conducción

Los distractores… un peligro constante al volante

Conducir con sueño… un riesgo que debes evitar

¿Tu auto puede contaminar menos?

¿Sabes cuáles son los autos más seguros e inseguros del mercado?

Cómo cuidar y utilizar los equipos de seguridad de tu vehículo

Entra en vigor la Norma Emergente de Verificación Vehicular en la Megalópolis

Factores de riesgo entre conductores hombres y mujeres

Riesgos de conducir bajo condiciones de estrés

Tomar y manejar… un enorme peligro

Accidentes viales: causas y consecuencias

Fiestas decembrinas, alcohol y accidentes

Comer y beber detrás del volante… un enorme riesgo

¿Conoces los dispositivos de seguridad activa en tu vehículo y para qué sirven?

Dispositivos de seguridad pasiva… tu protección ante un accidente

Manejo a la defensiva

Bolsas de aire… un aliado más de tu seguridad

¿Cómo conducir bajo la lluvia con seguridad?

¿Qué tipo de conductor eres?

Los frenos: elemento indispensable para una conducción segura

Cinturón de seguridad… 5 segundos que pueden salvarte la vida

¿Cómo conducir durante un sismo?

Una oportunidad para hacer conciencia… Día mundial para recordar a las víctimas de accidentes de tránsito

Temas de seguridad vial que todo conductor adolescente debe saber

Manejo a la defensiva para motociclistas

Cuidados y responsabilidades de los pasajeros en tu vehículo

Técnicas seguras de frenado

Nueve hábitos que te permitirán alargar la vida útil de tu auto

Trastornos emocionales que perjudican el manejo a la defensiva

Consejos para manejar con seguridad bajo la lluvia