Cinturón de seguridad…
5 segundos que pueden salvarte la vida

El cinturón de seguridad fue desarrollado para los pasajeros de los aviones en la década de los años 30 del siglo XX, pero no fue hasta 26 años después cuando Ford lo incorporó como un accesorio opcional en sus vehículos; sin embargo, el verdadero salto a la seguridad sucedió tres años más tarde, cuando Nils Bohlin, ingeniero de la marca Volvo, desarrolló el cinturón de tres puntos, incluido en su modelo Amazon.

Afortunadamente, Volvo liberó la patente para que todas las marcas de vehículos ocuparan este dispositivo de seguridad pasiva capaz de salvar la vida de alrededor de 100,000 personas al año.

A diferencia del cinturón de dos puntos, como los utilizados en los aviones, el diseño del cinturón de los tres puntos de anclaje, además de sujetar al pasajero al asiento, no permite que la parte superior del tronco se proyecte hacia adelante, evitando así los golpes en la cabeza y cuerpo con objetos contundentes.


Los 5 segundos que pueden salvar tu vida


Utilizar 5 segundos de tu tiempo para abrocharte el cinturón de seguridad cada vez que te subes a cualquier vehículo puede ser la inversión más provechosa de tu vida, ya que se calcula que el uso de este dispositivo reduce hasta en 50% la probabilidad de perecer en un accidente serio, y hasta 75% si se viaja en los asientos traseros.

No importa si tus viajes son largos o cortos, ten en cuenta que un impacto a tan sólo 40 km por hora

es equiparable a caer de un segundo piso, y esta relación sube muy considerablemente conforme la colisión ocurra a más velocidad.

Por lo anterior, es muy importante que antes de arrancar tu vehículo te abroches el cinturón de seguridad y te cerciores de que todos los ocupantes lo traigan puesto, con especial atención en los pasajeros que van en la parte trasera, ya que desafortunadamente durante una colisión pueden salir disparados y golpear gravemente a quienes van en los asientos delanteros.


¿Cómo se utiliza?


Sigue estos sencillos pasos:

  1. Regula el asiento y respaldo de tal manera que viajes cómodamente.

  2. La cinta superior debe pasar por el hombro y no por el cuello o la garganta. Debe sujetarte cómodamente, pero de manera firme.

  3. La cinta inferior debe cruzar a través de las caderas y no a través del estomago.

  4. Si una mujer embarazada viaja en automóvil, deberá colocar la cinta superior entre los senos y la cinta inferior debajo del vientre.

  5. El cinturón no debe quedar torcido y no debe rozar con aristas o bordes que lo puedan desgastar.

Procura que cuando lo uses:


  • Nunca te quede holgado, porque de esta forma no te protege.

  • No pase por debajo del brazo, porque en un impacto no te detendrá eficazmente.

  • No lleves niños sobre tus piernas ni los asegures junto a ti. Los niños requieren de sillas y asientos especiales de acuerdo a su edad y peso.

  • Nunca inclines demasiado el respaldo del asiento hacia atrás, porque durante un impacto el cuerpo podría deslizarse por debajo del cinturón.


Efectividad del cinturón de seguridad


Diversas investigaciones han demostrado que el uso del cinturón de seguridad ayuda a evitar golpes contra el parabrisas, tablero, volante, asientos frontales, techo o contra los otros pasajeros, e impide salir expulsado del vehículo.

El siguiente cuadro muestra su efectividad para reducir lesiones:


Uso del cinturón de seguridad en México


Prácticamente todos los reglamentos de tránsito de los diferentes estados de la República Mexicana obligan a los conductores y sus pasajeros a utilizar el cinturón de seguridad. Las multas por violar este mandato varían de una entidad a otra, pero a pesar de ello, en estados como Oaxaca, Durango o Yucatán, prácticamente se tiene olvidado su uso; mientras que en Baja California, más del 80% de la población lo utiliza. Falta micho por hacer en términos de campañas de cultura vial y reglamentaciones, ya que a nivel nacional tan sólo el 21% de la población lo utiliza.

Recuerda que el cinturón de seguridad trabaja en armonía con las bolsas de aire y su uso puede salvar tu vida y la de tus acompañantes.

¡Utilízalo siempre e incorpóralo a tus hábitos de manejo!